Home » Alerta bibliográfica

Evaluación y prevención de las caidas en personas con discapacidad intelectuañ

12 mayo 2016

 

Rubén J. Bernal-Celestino; Jacinto Ruiz-García; Silvia Muñoz Romera; David León-Hurtado

 

Referente al artículo:
D. Caídas en personas con discapacidad intelectual. Rev ROL Enferm 2014; 37(4): 240-246

Complejo Residencial para Personas con Discapacidad Intelectual. “Guadiana” Gerencia de Atención Integrada de Ciudad Real. Ronda del Parque nº 2, C.P: 13002. Ciudad Real.

 

AUTOR PARA CORRESPONDENCIA:
Rubén J. Bernal-Celestino
Residencial para Personas con Discapacidad Intelectual. “Guadiana” Gerencia de Atención Integrada de Ciudad Real.
Ronda del Parque nº 2.
13002. Ciudad Real.

e-mail: rjbernal@sescam.jccm.es

 

PALABRAS CLAVE: Discapacidad Intelectual, Accidentes por Caídas, Factores de Riesgo, Prevención de Accidentes.

RESUMEN:

Las caídas son un problema de salud pública que pueden a afectar a más de la mitad de la población con discapacidad intelectual, provocando en la mayoría de los casos lesiones. Conocer los factores de riesgo y los métodos de evaluación específicos en esta población es el primer paso para su prevención.

Las caídas están cada vez más instituidas como un serio problema de salud pública. No solamente por la morbimortalidad que comportan sino también por las discapacidades y costes que generan (1).
No son escasos los estudios que han tratado de determinar los factores de riesgo de las caídas, las formas de evaluar dicho riesgo, así como las intervenciones para prevenirlas. Estos estudios por lo general se han centrado en personas mayores e institucionalizadas por considerarlas más vulnerables (1).
La Discapacidad Intelectual sin ser una enfermedad, está asociada más frecuentemente a diversos problemas de salud. Algunas de estas enfermedades como la epilepsia, fracturas anteriores, parálisis cerebral o alteraciones conductuales, son factores de riesgo para padecer caídas (2-6).
Son pocos los estudios nacionales e internacionales que traten este problema en la población de Personas con Discapacidad Intelectual (PDI).
El objetivo de esta revisión fue evaluar los factores de riesgo y lesiones asociadas a las caídas en PDI, además de analizar los programas y protocolos que se han puesto en marcha para su evaluación y prevención.
Se hallaron 37 referencias en las principales bases de datos biomédicas Medline (Pubmed), la Biblioteca Cochrane Plus en Español, Índice Médico Español (IME), Biblioteca Virtual de Salud, LILLACS, BIREME, Scielo, Cuiden, Enfispo, Cuidatge y la Base de datos de Tesis Doctorales (TESEO). Web FEAPS y bibliografía relacionada. Una vez comprobados los criterios de inclusión y exclusión se analizaron 16 artículos (7).

La prevalencia de las caídas en personas con DI varían del 34-57%. El 84% de estas caídas provocarán lesiones de diversa gravedad según revela esta revisión (7).
Los factores de riesgo que determinan el que las PDI sufran caídas estás relacionados con una edad más avanzada, las condiciones físicas y problemas de movilidad así como el uso de medicación psiquiátrica o anticonvulsiva. Ciertos factores ambientales como el hacinamiento, la falta de luminosidad, los meses fríos o lugares propicios como baños y/o escaleras se recopilaron de los informes incluidos.
Entre los instrumentos utilizados con más fiabilidad para evaluar caídas, los autores destacan la GARSM «Gait Abnormality Rating Scale – Modified» (GARS–M) para personas con Discapacidad Intelectual Leve-Severa, y la Escala de la marcha de Tinneti «Timed Up and Go» (MUAG)

Para la prevención de las caídas los autores de la revisión destacan principalmente, vigilar los efectos secundarios de los fármacos y monitorizar las crisis epilépticas. Todo ello con el fin de buscar una dosificación optima de fármacos que eviten riesgos innecesarios para la persona con discapacidad intelectual. El manejo ambiental es otro componente fundamental en la prevención de las caídas. Supervisar los lugares donde viven es otra forma de evitar caídas, así como cuidar el material ortoprotésico, calzado que utilizan, etc…
Otro aspecto primordial en este sentido, es mantener la mayor independencia con ejercicios que ayuden a una deambulación de calidad y lograr una salud a todos los niveles. Para todo ello se requiere un enfoque transdisciplinar y colaboración entre profesionales, cuidadores y la propia persona con Discapacidad Intelectual.

BIBLIOGRAFIA:

1. OMS. Caídas. Nota descriptiva N.° 344. 2012 [10/06/2012]; Available from: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs344/es/index.html.

2. Cayo-Pérez L. Discapacidad y asistencia sanitaria: Propuestas de mejora. Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad. 2006.

3. Bernal-Celestino RJ. Salud y enfermedades más frecuentes en personas con retraso mental. Metas de enfermería. 2011;14(2).

4. Martínez-Leal R, Salvador-Carulla L, Gutiérrez-Colosía M, Nadal M, Novell-Alsina R, Martorell A, et al. Health among persons with intellectual disability in Spain: the European POMONA-II study]. Revista de neurologia. 2011;53(7):406.

5. Schrojenstein HMJv, Walsh PN. Managing health problems in people with intellectual disabilities. Student BMJ 2009;17.

6. Straetmans J, Valk HvSL-d, Schellevis F, Dinant G-J. Health problems of people with intellectual disabilities: The impact for general practice. British Journal of General Practice. 2007;57.

7. Bernal-Celestino R, Ruiz-García J, Muñoz-Romera S, Rodrigo-Sánchez L, León-Hurtado D. Caídas en personas con discapacidad intelectual. Rev ROL Enferm. 2014;37(4):240-6.