Home » Imagen del mes

ENFISEMA SUBCUTÁNEO MUY SEVERO EN UN PACIENTE EPOC TIPO ENFISEMA.

28 junio 2013

Muñoz Hornero C.* López LLuva MT.** Fernández N.*** Cervera R.****

 *Servicio de Medicina Interna, **Servicio de Cardiología, ***Servicio de Geriatría, ****Servicio de Oncología. Hospital General Universitario de Ciudad Real.

Autor para correspondencia:

Constanza Muñoz Hornero

Hospital General Universitario de Ciudad Real

C/ Obispo Rafael Torija s/n

e-mail: constanmhornero@gmail.com

Varón de 84 años de edad, ex – fumador desde hace 9 años (3 paquetes/día), sin otros factores de riesgo cardiovascular, y diagnosticado de EPOC tipo enfisema con O2 domiciliario, con varios episodios de neumotórax en el lado izquierdo, el último de ellos en Mayo del 2011, que precisó de pleurodesis con calcio. El paciente consulta por cuadro de disnea de inicio brusco sin fiebre, tos, ni datos clínicos de insuficiencia cardíaca asociados.

Se solicitó una radiografía de tórax urgente en la que se observó un neumotórax izquierdo que precisó de colocación de un tubo de tórax izquierdo. Posterior a la colocación del tubo, el paciente desarrolló un neumomediastino y un enfisema celular subcutáneo facial, cervical, torácico y de ambos miembros superiores muy severo que requirió la colocación de otro tubo de tórax también izquierdo.

El enfisema se define como un aumento del espacio aéreo distal de los bronquiolos terminales que se acompaña de destrucción de las paredes del espacio aéreo. En el caso que nos ocupa, el enfisema es secundario a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica que padecía el paciente, que es la causa más frecuente de neumotórax secundario espontáneo.

El neumomediastino ocurre cuando existen fugas de aire a través de pequeñas roturas alveolares hacia la vaina que envuelve la zona broncovascular. Debido a que la presión media en el mediastino es menor que la presión que existe en el parénquima pulmonar, el aire tiende a desplazarse libremente a lo largo de las vainas previamente descritas. El aire disecciona el hilio y se extiende hacia el cuello, miembros superiores y tejido celular subcutáneo atravesando la fascia del mediastino.

Con respecto al tratamiento una gran parte de los neumotórax espontáneos secundarios requieren colocación de un tubo de tórax para su resolución, ya que le paciente suele padecer una enfermedad pulmonar que puede agravar la función respiratoria y existe riesgo de aumento del neumotórax.

El tratamiento del neumomediastino y el enfisema celular subcutáneo puede ser conservador cuando no son severos y siempre hay que buscar su causa y tratarla. Cuando son severos requieren un drenaje, normalmente mediante tubo de tórax.

Flechas

  Figura 1. Se puede observar el neumotórax izquierdo en la radiografía del ingreso. Las flechas indican la línea del neumotórax.

 

Neumotórax2

Figura 2. Se aprecia el tubo de tórax en el hemitórax izquierdo y un enfisema subcutáneo severo en una de las radiografías de control. Vemos como el pulmón se ha expandido y no se aprecia el neumotórax.

 

Tubos

Figura 3. Se objetivan los dos tubos de tórax (las flechas) y el enfisema subcutáneo en otra radiografía de control, tras la colocación del segundo tubo.

 

Palabras Clave: ,